Noticias

170.000 puños en alto por la unidad de México

170.000 puños en alto por la unidad de México

19 artistas llenan el Zócalo de la Ciudad de México en un concierto por los damnificados por los terremotos

Habían pasado poco más de dos horas de música grupera, rock y pop. Pero fue el silencio lo que hizo erizar la piel de cientos de miles de personas reunidas en el Zócalo de la Ciudad de México. Todos callaron poco antes de las ocho de la noche en memoria de las más de 460 personas fallecidas tras los seísmos del 7 y 19 de septiembre. Un soldado sopló un toque fúnebre de trompeta con marinos, bomberos, rescatistas de la Cruz Roja y ciudadanos sobre el escenario. Tras el minuto de silencio, la audiencia cantó la única melodía cuya letra tenían todos en la cabeza: el himno nacional.

La primera canción del concierto Estamos Unidos Mexicanos fue Que no quede huella, de Bronco. La última, la cumbia 17 años de Los Ángeles Azules. 19 artistas cantaron durante más de seis horas, de cinco de la tarde a once de la noche, en un evento para sanar las heridas abiertas por la tragedia reciente. La Ciudad de México pudo al fin romper el silencio impuesto por un duelo que ha durado semanas y que ha apagado su vibrante vida nocturna. “Frente al rugir de la tierra respondimos con amor propio, con amor al prójimo, con amor por lo que somos y volveremos a ser”, dijo Diego Luna, el encargado de abrir el concierto.

Pero la unidad que presumían y apelaban todos y cada uno de los artistas que pisaron el escenario fue difícil de conseguir. La organización discutió a lo largo de varios días los detalles que formaron parte de este evento multitudinario. Se debatieron y negociaron las asociaciones que recibirían donativos y que serían promovidas durante el concierto: Cruz Roja, Ambulante Fundación Comunidad, Fechac, Cadena México, Love Army México, Fundación León XIII, The Global Giving Foundation, entre muchas otras. Muchos exigieron que no existiera conductor ni mensajes comerciales. No hubo voceros de Gobiernos ni de marcas. El llamado a aportar donativos fue realizado exclusivamente por los artistas. “No dejemos de donar hasta que la última persona recupere su casa”, dijo el colombiano Juanes.

Esto no quiere decir que a la velada le haya faltado voltaje político. “Hay que votar por mejores gobernantes. México despertó y no se va a volver a dormir”, dijo la mexicana Carla Morrison. Poco antes había sido otra mujer la que aprovecho la plaza pública más famosa de México para lanzar un mensaje similar. “Hay que reconstruir nuestra autoestima. Lo que nos toca ver es la unión y volcarla, hay que fijarla en los gobernantes y como se desparecen en los momentos de crisis. Necesitamos elegir a gente digna del país que tenemos. Hay que votar por gente decente, por favor”, pidió la también norteña Julieta Venegas. La chilena Mon Laferte siguió la misma línea: “Señores gobernantes, deberían estar a la altura del pueblo que tienen”. Después, un coro de decenas de miles cantó con ella Tu falta de querer.

“Este es un evento diferente para que la gente sepa que México es un pueblo fuerte con un corazón de oro”, dijo el puertorriqueño Chayanne, quien también dedicó un momento para recordar a los damnificados que dejó el paso del huracán María en la isla.

La noche dejó en la mente de 170.000 capitalinos una noche ecléctica. En dos escenarios concurrían estilos y géneros. De la ensayada coreografía de Chayanne hasta el número de mariachis de Enrique Bunbury, que improvisó canciones vernáculas con la agrupación pues no pudo reunir a sus músicos. Entre ambos, Roger Waters, vocalista de Pink Floyd, envió desde Canadá una versión acústica de Wish you were here. Un extenso recordatorio de lo que la unidad en los mexicanos puede lograr. En palabras de Miguel Bosé: “Sois un ejemplo de lo que podemos llegar a ser”.

happy wheels

Victor Salinas

octubre 9th, 2017

No Comments

Comments are closed.