Lasso nació en Caracas, Venezuela. Formó parte de las bandas Punk Society y Karnivali, antes de iniciar una carrera solista componiendo y cantando a contracorriente de la música más popular en Venezuela (salsa, merengue, reggaetón) pero con tintes de rock y pop.

Varios de sus sencillos han llegado al número uno de las listas de popularidad en Venezuela, además de haber sido reconocido como Mejor Artista Nuevo en los Pepsi Music Awards, Artista del Año por Record Report, Mejor Artista Pop-Rock en los Premios Heat, sólo por mencionar algunos reconocimientos a los que se ha hecho acreedor.

El músico promueve recientemente su álbum El exilio voluntario de una mente saturada, que muestra en algunas de las canciones, su preocupación por la falta de libertad de expresión en su país.

El disco habla de libertad y todo lo que sucede en Venezuela, donde puedes perder tu trabajo por expresar una idea o estar en contra de algo, siempre he dicho que la libertad de expresión es una de las bases más importantes de uan sociedad, es un derecho humano algo que uno tiene que defender hasta el final”.

“De repente tu color político es coartado y eso eso es algo triste. Hay varias canciones que hablan de eso, de lo mucho que me duele, lo que está pasando en Venezuela”, señaló Lasso.

El cantante viene pisando fuerte en la escena música latinoamericana, y sus redes sociales ya están por alcanzar el millón de seguidores.

“Mezclo estilos de música, me gusta agarrar un poquito de rock, pop y reggae; al final, lo importante son las letras, mientras más fuertes sean, la gente te identifica”.

“Creon que las canciones hablan por sí solas. Las redes sociales, son una locura exponencial, porque observas un video que pasa de muro en muro y puede llegar hasta Tailandia, es una de las ventajas de las redes sociales, que no te das cuentas que tanto estás conectado”.

En Guadalajara

Lasso ofrecerá dos showcases este 14 de octubre a las 15:30 horas, y el 15 a las 14:30 horas en Expo Espacio de Expo Guadalajara. Además se tomará fotos con sus seguidores. Boleto: 80 pesos.